A veces creo que la suerte del Che hubiera sido otra si al igual que el Sub Marcos usara dos relojes.
Como sea, al Che le llegó su hora, mientras que Marcos sigue contando los infinitos quince segundos del pendejete Vicente Fox…