El cierre de la página web wikileaks.org el pasado viernes ha provocado el denominado “Efecto Streisand”. Wikileaks ofrecía la posibilidad de alojar todo tipo de documentos confidenciales sin necesidad de facilitar datos personales, y se centra su interés principal en “destapar regímenes opresivos en Asia, el antiguo bloque soviético, el África subsahraina y Oriente Próximo”.

Un juez de San Francisco, Jeffrey White ha decretado este cierre después de que la wikileaks.org publicara una lista de clientes de Julius Baer, un banco suizo con sede en las Islas Caimán. La relación de nombres, en la red desde 2005, de este modo, llegó a manos de las agencias tributarias de Estados Unidos y Alemania. Tras una investigación el banco helvético cree que Rudolf Elmer, antiguo empleado a en las Islas Caimán, pudo haber filtrado esa información.
Artículo completo