TODA AMÉRICA LATINA FESTEJA que no haya prosperado una eventual guerra en la región. Pero esos festejos están empañados por una semana de insultos y descalificaciones, más adecuados para jóvenes pandilleros que para cuatro presidentes.

Después de siete días ante las cámaras de televisión de todo el mundo, en donde no se escatimaron ofensas e insultos, todo terminó con apretones de manos y palmadas en la espalda, en medio de risas. Fue una telenovela caribeña barata que deja muy mal parada a la política, en un continente en donde los sondeos alertan sobre la baja credibilidad en las instituciones democráticas.
Pero qué pasó para que, en pocas horas, la arremetida violenta acompañada de la movilización de tropas en las fronteras, retiro de embajadores y ruptura de relaciones de los presidentes Hugo Chávez, Rafael Correa y Daniel Ortega contra su colega Álvaro Uribe, quedara en el más tropical de los realities show y no en una conflagración bélica. Por qué los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, que tenían acorralada a Colombia en el ámbito internacional por la violación de la soberanía ecuatoriana, de pronto (e inesperadamente) pusieron un freno a la disputa en la capital de República Dominicana.

– EL REVELADOR CONTENIDO DEL ORDENADOR DE RAÚL REYES
– UNA DERROTA PARA URIBE QUE SE TORNÓ TRIUNFO
– EL DETERIORO DE LAS FARC
– EL POPULISMO NO DISTINGUE IZQUIERDAS NI DERECHAS

Por José Luis Martínez | safe-democracy.org | editorial completo