Una serie de caricaturas del presidente colombiano, Álvaro Uribe, fue puesta en circulación por desconocidos durante la cita de ministros de Relaciones Exteriores de la UNASUR que trató el jueves (26 de julio de 2010) en Quito la ruptura de relaciones entre Colombia y Venezuela.

Los dibujos fueron dejados sobre una mesa en el área donde estaban concentrados los periodistas que cubren la reunión a la que asisten los ministros de Relaciones Exteriores Jaime Bermúdez (Colombia) y Nicolás Maduro (Venezuela) en la sede del ministerio ecuatoriano de Relaciones Exteriores.

Algunos ejemplares alcanzaron a llegar a manos de los reporteros, mientras que otros fueron retirados de inmediato por personal del ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, que consideró el hecho como una “ofensa” contra Uribe.

Las caricaturas -diez en total- muestran a Uribe sobre varios cadáveres, junto a paramilitares de ultraderecha, en alusión a la reciente denuncia de dos legisladores de oposición y ONG en cuanto a la posible existencia de una fosa común con miles de cuerpos en el sur de Colombia.

Hay que “salir de (el presidente venezolano Hugo) Chávez antes que gane las elecciones (legislativas) de septiembre”, ilustra una de las gráficas, que también se burlan de la estrecha relación entre Uribe y Estados Unidos y de los indicadores sociales del gobierno que terminará el próximo 7 de agosto.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) buscaban el jueves acercar a Venezuela y Colombia, tras la ruptura de relaciones por parte de Chávez en rechazo a la denuncia de Uribe sobre la presencia de guerrilleros colombianos en territorio venezolano.

QUITO (AFP) – viernes 30 de julio