Cuando un teniente iraquí le ordenó bajarse del autobus la semana pasada, Sadam Hussein creyó que le había llegado la hora, y con piernas temblorosas siguió al militar chiita, quien de súbito se puso firme para saludarlo.
Read the rest of this entry »

Advertisements